Deporte e infancia

 

Deporte e infancia

 

¿Hay algún deporte mejor que otro? ¿Cuál sería la mejor actividad física extraescolar que podrían hacer?

Como pasa muchas veces en fisioterapia, no tenemos una respuesta categórica de sí o no, pero sabiendo cómo es el desarrollo motor de los niños, podemos dar una respuesta lo más ajustada posible.

El desarrollo motor es el proceso de adquisición de habilidades motrices, el cual es muy variable y está influenciado por diferentes aspectos: el propio niño, el entorno y la tarea. Los autores describen el desarrollo del niño desde los 0 a los 6 años, siendo en el primer año donde hay más adquisición de habilidades motrices.

Sabiendo esto, se recomienda que el juego debería ser libre hasta los 6 años, ya que hasta los 6 años el niño tiene suficiente trabajo en aprender a usar su cuerpo. Si queremos apuntarlo a un deporte o a una actividad extraescolar, debería trabajar las competencias motrices básicas, las cuales son:

  • Control de objetos: atrapar, lanzar conducir con la mano y con el pie
  • Control del cuerpo: equilbrarse, rodar, saltar, correr…

 

Podemos apuntarle a un deporte que le guste, claro que sí, y poder trabajar todos estos aspectos con un balón de baloncesto, de fútbol o una raqueta de tenis, pero sin poner normas de competición, ya que para el pequeño sea más complicado entenderlas. Es bueno hacer deporte, lo que no es recomendable es la especialización temprana. Con esta información, mi recomendación sería algún deporte como el atletismo, la natación o el crosfit sin peso, ya que aprenden a manejar su cuerpo sin elementos externos.

El equilibrio y el control postural madura a los 7-8 años, por tanto, aquí ya podemos introducir elementos externos y gestos técnicos más específicos del deporte que el niño realice, ya que será aquí cuando pueda tener un mejor dominio de la técnica.
En la preadolescencia y la adolescencia, de los 11 a los 17 años, se producen cambios a nivel hormonal provocando una marcada aceleración del desarrollo de la fuerza. Aquí, no solo es que se pueda si no que se debería empezar el entrenamiento de fuerza, ya que se ha observado en estudios que provoca mejoras no solo a nivel físico, sino también a nivel hormonal y cognitivo que se mantienen durante la vida adulta.

Pero este tema tan interesante, lo trataremos en futuros post. ¡Estad atentos!